Cómo medir la hermeticidad de la vivienda pasiva con la prueba Blower Door

Hola , identifícate

CATEGORÍAS

0 carrito

Tu carrito personal

Imagen del producto

Precio:

Subtotal 0€

IVA(21%) 0€

Total: 0€

Finalizar compra
Aún no hay productos en el carrito.
Seguir comprando
Imagen del post

Cómo medir la hermeticidad de la vivienda pasiva con la prueba Blower Door

13/01/2022 El Rey del aislamiento

Como cabe suponer, a mayor hermeticidad en los hogares, empresas o negocios, mayor será el ahorro energético en calefacción en invierno y aires acondicionados en verano. Esta estanqueidad es fundamental para las viviendas pasivas, junto a la eliminación de puentes térmicos o a la ventilación mecánica de doble flujo.
El test de hermeticidad BlowerDoor es una de las formas más exactas para comprobar y detectar el nivel de infiltraciones que pudiera tener una edificación. Estas pruebas se llevarán a cabo midiendo la entrada incontrolada del aire por su envolvente térmica. Gracias a este test, se podrá obtener la certificación PH (Passvihouse) de un inmueble.

¿Cuándo es necesario realizar la prueba BlowerDoor?

Es el método o prueba de hermeticidad más utilizado a día de hoy, aunque comenzase a funcionar en Alemania en 1989. Como se sabe, para que cualquier edificio sea eficiente energéticamente, se hace necesario cuidar tres aspectos fundamentales: el aislamiento, la estanqueidad y la ventilación (controlada).
Los tres elementos mencionados están interrelacionados, y es que, como es lógico, para tener control sobre la ventilación es obligado renovar el aire y acabar con todo tipo de filtraciones. Si llegara a aparecer alguna grieta en la pared, fachada, tuberías o en alguna unión entre las secciones de una vivienda, el aire (frío o caliente) se terminaría por introducir, filtrándose en el interior de la vivienda. Así mismo, permitiría que la climatización interior se perdiera, ya sea producto de un aire acondicionado o de una calefacción.
Esta situación no se evitará ni con el mejor aislamiento térmico, favoreciendo un desperdicio absurdo de energía y, como cabe suponer, una reducción notable de la calidad de vida dentro del edificio. Solo con pruebas como las que ofrece el sistema BloomerDoor se garantiza o se corrobora el grado de estanqueidad necesario en la vivienda.

¿En qué consiste el test BlowerDoor?

En base a la norma UNE – UN 13829: 202, en donde se describe claramente el proceso estandarizado con el que se mide el grado de estanquidad de un inmueble, se lleva a cabo la prueba BlowerDoor.
Para llevar a cabo este test, lo primero que ha de hacerse es cerrar bien las puertas y ventanas que dan al exterior, cubrir las rejillas de ventilación que tenga la instalación y cualquier otro modo que exista que permita la toma de aire. Así mismo, la o las puertas interiores sí que deberán permanecer completamente abiertas para que el aire fluya libremente.
Una vez comprobada estas acciones, en la puerta o ventana principal se colocará el dispositivo BlowerDoor. Este consta de un ventilador integrado en el manómetro con una lona prepara para que se adapte herméticamente a la zona de abertura. Con este ventilador se descomprime o presuriza una vivienda o local, extrayendo o introduciendo aire con el objetivo de que la diferencia de presión entre el interior y el exterior consiga los 50 pascales.
Se tendrá que tener preparado un ordenador con un software específico para poder visualizar los valores equivalentes del índice de renovación de aire durante lo que dure la prueba. Con estos datos, se podrá detectar con precisión la presencia de una posible fuga; con valores altos en este índice, se estará indicando que el edificio no es completamente estanco, es decir, que existen filtraciones.

Relación entre la estanqueidad del aire y el ahorro de energía en una vivienda

Como ya se ha indicado al inicio de este artículo, obtener un edificio que sea energéticamente eficiente significa que debe tener optimizados tres valores fundamentales; envolvente térmica (aspectos que contienen los espacios interiores habitables y los separa del ambiente exterior), la mencionada estanqueidad del aire o hermeticidad (la conforman los elementos que sirven de barrera para las infiltraciones de aire no controladas)y la garantía de una óptima ventilación controlada.
La correcta interrelación de estos tres factores consigue la optimización de un espacio en cuanto a la regulación y control de las temperaturas, garantizando la renovación de aire sin pérdidas de temperatura.
Si se da la existencia de rendijas, grietas o algún tipo de apertura que no garantice la estanqueidad en los elementos constructivos, el aire frío o la temperatura cálida, según la época del año, entrará o se escapará, respectivamente. Esto implica un desperdicio de energía, disminuyendo la calidad y el confort interior. Con el aislamiento correcto y la hermeticidad optimizada, se estará evitando el nefasto intercambio de aire incontrolado entre los ambientes del exterior con los del interior, alcanzando con ello un consumo de energía muy bajo o prácticamente nulo.

La certificación Passivhaus

Gracias a los sistemas de ventilación ultra eficientes, se consigue una renovación del aire de manera controlada. La hermeticidad es una de las mediciones que hay que realizar para que su resultado positivo permita obtener la certificación Passivhaus. Solo con la aplicación del test BlowerDoor presurizando y despresurizando, una sala para obtener un promedio exitoso y se avanza para conseguir esta titulación. Para cumplir con los requisitos estándar, una casa pasiva debe tener menos de 0,6 renovaciones por hora a 50 pascales de presión.

Localizar las infiltraciones

Aunque el test BlowerDoor ofrece resultados de un área total de infiltraciones en centímetros cuadrados, no ofrece una localización directa de donde se encuentran. Para que el espacio a sellar sea más específico, se requieren otras herramientas, como son las que se citan a continuación.

El anemómetro

Se trata de un aparato que facilita la ubicación de las fugas al medir la velocidad a la que circula el aíre en las zonas que se presenten como posibles.

La cámara termográfica

Con estos dispositivos se permite la inspección de los edificios, ubicando de forma visual las rendijas que consienten la infiltración usando tecnología infrarroja.

El generador de humo

Por último, se hace necesario colocar un equipo generador de humo funcionando lo más cerca posible de las áreas consideradas como vulnerables. De este modo, se podrá comprobar, con la observación de las salidas de humos, la existencia de estas infiltraciones.
Con la aplicación conjunta de estos tres equipos o métodos se conseguirá ubicar con exactitud las rendijas y aperturas que producen infiltraciones. Una vez localizadas, solo queda proceder a su sellado y optimizar, definitivamente, la estanqueidad total de la vivienda, obteniendo un mayor ahorro energético final. 

El Rey del Aislamiento

Expertos en soluciones técnicas para el Aislamiento Acústico y Térmico.

  • Yeso Laminado
  • Aislamiento Térmico
  • Aislamiento Acústico
  • Techos
  • Panel Sandwich
  • Impermeabilización
  • Adhesivos
  • Protección contra el fuego
  • Policarbonatos
  • Accesorios y Herramientas
  • Marcas

Contacto

Te atendemos en nuestras oficinasde Lorca y Murcia.

Aislamientos Lorca:

968 470 300 administracion@aislamientoslorca.com

Ctra. de Granada, Buzón 32. CP 30817, Lorca - Murcia

Aislamientos Murcia:

968 713 008 almacen@aislamientoslorca.com

Poligono La Polvorista, N-301, KM 386, 30500, Murcia